Calidad continua en estudio de hemocultivos

Mesa

La primavera se adivina cercana y se revisa lo antiguo para retirar lo caduco, carente de validez. Hoy toca revisar algunos  “archivos” y carpetas de los tiempos de MS DOS.

Algunos se releen y se guardan como aquel publicado en 1995 sobre el mantenimiento continuo de la calidad en el diagnóstico de la bacteriemia por los sistemas automáticos de los hemocultivos.

Esta calidad comienza antes de que los frascos de hemocultivos lleguen al laboratorio, esto hace que el laboratorio solo sea un eslabón de una cadena de profesionales, de distintas unidades y con distintos jefes, que desde abajo en ocasiones prefieren coordinarse (aunque este es otro tema)

Y son algunos factores a controlar y que influyen en el resultado del hemocultivo:

  • volumen de sangre: 10 ml de sangre por frasco de hemocultivo, (20 ml al tomar dos frascos en la toma)
  • número de toma de hemocultivos: al menos dos tomas
  • venopunciones separadas: distngue contaminación; la probabilidad de aislarse el mismo contaminante de dos punciones separadas es muy baja
  • Permitir que el desinfectante en la piel actue el tiempo suficiente antes de la venopunción (3-5 minutos)

En el laboratorio hay que evaluar las posibles contaminaciones e incidir en aquellas unidades con mayor tasa de contaminación:

  • El que más del 10 % de los hemocultivos se aislen estafilococos coagulasa negativo es indicativo de alta tasa de contaminación
  • Bacillus, Corynebacterium y Propyonibacterium resultan contaminantes si solo aparecen en un toma de hemocultivos

Claro que la extracción de un gran volumen de sangre puede afectar a algunos pacientes produciendo anemia. Hay que individualizar la extracción de sangre según el cuadro clínico.

En el caso de bacteriemia o sépsis solo son necesarias dos tomás de hemocultivos. Una primera en la que se toman 20 ml de sangre y reparten mitad y mitad entre dos frascos de hemocultivos, uno aerobio y otro anaerobio. En la segunda toma de hemocultivos solo se toma 10 ml de sangre que se introducen solo en un frasco de hemocultivo aerobio. Ante el mejor pronóstico con un tratamiento temprano, estas dos venopunciones pueden realizarse simultaneamente, de dos localizaciones distintas (permite detectar contaminaciones)

En el caso de endocarditis son necesarias como mínimo tres tomas de hemocultivos, una primera de 20 ml de sangre a repartir entre dos frascos, uno aerobio y otro anaerobio. Las otras dos tomas deben ser de 10 ml de sangre cada una, a introducirla sólo en frasco aerobio. Aquí si es necesario dejar tiempo entre una toma y otra de hemocultivos, pudiendo dejarse dos horas entre una y otra. No hay tal premura como en la sepsis de tratamiento y la emisión de bacterias desde una valvula infectada puede ser intermitente.

———————————————

Continuous quality improvement for introduction of automated blood culture instrument. M Alfa, S Sanche, S Roman, Y Fiola, P Lenton, G Harding. J Clin Microbiol. 1995;33(5):1185–1191.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s